Principios fundamentales

Los principios fundamentales de la Pedagogía Montessori están basados en:

  • Respetar profundamente al niño, sus ritmos, intereses y necesidades.

  • Trabajar de manera congruente con las verdaderas necesidades del niño según el plano de desarrollo en el que se encuentra.

  • Trabajar siempre hacia la independencia y la autonomía: somos una ayuda para que el niño vaya logrando diferentes niveles de independencia según su etapa.

  • Construir una sociedad por cohesión y ofrecer una educación para la paz.

Uno de los pilares de la filosofía Montessori es la observación del niño, una habilidad que las Guías adquieren a través de la práctica y que requiere una preparación individual de conocimiento, comprensión y mucho amor hacia el niño. Es un proceso activo que produce resultados y tiene consecuencias. La observación va a ser en todo momento positiva, constructiva y respetuosa.

Otros elementos fundamentales son el material de desarrollo, el ambiente preparado, la libre elección, la preparación del maestro y la educación cósmica.


CaracterísticAS

El método Montessori se caracteriza por:

Ofrecer al niño un ambiente preparado, ordenado, limpio, sencillo, real. Con materiales que representan la vida cotidiana donde cada elemento tiene su función en el desarrollo del niño. Este ambiente ofrece al niño la posibilidad de trabajo con el material que el mismo eligió, que le ayuda a tener periodos prolongados de concentración que no deben ser interrumpidos y que ayuda al niño a perfeccionar todas sus aptitudes naturales para aprender.

Los materiales son científicamente diseñados, son la llave que ayuda al niño a explorar el mundo.

La libertad de la que disfruta el niño en el ambiente Montessori se desarrolla dentro de unos límites claros que le permite convivir en la pequeña sociedad del ambiente, bajo el respeto por sus compañeros, al material y a sí mismo.

La Filosofía Montessori no incita a la competencia entre compañeros, se respeta y valora el logro de cada uno en su momento y su ritmo.

El error es considerado como parte del aprendizaje, no es resaltado sino integrado como una etapa en el proceso.

Los ambientes en método Montessori están formados por grupos de niños de edades comprendidas entre 6 a 17 meses, 18 meses a 3 años, 3 a 6 años lo que ayuda naturalmente la socialización en el grupo, el respeto y la solidaridad.